Nos gustan los retos, es así. Por eso cuando la agencia Crystal Events nos encargó la iluminación de una mesa imperial en el exterior de La Baronia para una boda, nuestra adrenalina se disparó.

La dificultad estaba en que debíamos iluminar un espacio, la terraza de La Baronia, que no disponía de ningún punto de luz y, por supuesto, sin eclipsar su arquitectura.

Con esto en mente, nos decidimos por hacer subir un truss con algunos focos que daban la cantidad de luz perfecta pero con el mínimo impacto visual posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *